Asociación de Trasplantados de Páncreas.

Asociación de Trasplantados de Páncreas.
astxpancreas@gmail.com

miércoles, 23 de enero de 2013

Noticia: La Realidad Acerca del Transplante de Páncreas.


Recibir un nuevo páncreas
La Realidad Acerca del Transplante de Páncreas
Para un transplante de páncreas, hay mucho que hacer antes y después de la operación. Antes de la cirugía, usted colaborará con su equipo de transplante hasta finalizar una evaluación. Después de la operación, deberá reunirse con
su equipo de transplante para verificar que el páncreas sigue funcionando bien y que usted goza de buena salud.
Usted, el equipo de transplante y su familia trabajarán en forma conjunta para mantener sano a su nuevo órgano y también a su persona.
 

¿Para qué sirve el páncreas?
El páncreas es un órgano ubicado cerca del estómago que produce insulina. La insulina ayuda a las células del organismo a procesar el azúcar. Además, el páncreas también se encarga de producir jugos digestivos.
Cuando una persona recibe un transplante de páncreas, estos jugos se vaciarán desde el páncreas nuevo hacia una pequeña parte del intestino. Durante la cirugía, su páncreas estará conectado a los intestinos y, a veces, a la vejiga a fin de que los jugos puedan drenar.
 

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad. En la persona diabética, el organismo no produce suficiente insulina o no puede usarla en forma inmediata.
La insulina es una hormona. Dicha hormona transforma el azúcar, los almidones y otros alimentos en energía. Su organismo necesita esta energía a diario para funcionar. No hay certeza sobre la causa de la diabetes, pero se sabe que algunos factores pueden conducir a esta afección; por ejemplo: el exceso de peso o la falta de actividad. Si un miembro de la familia padece de diabetes, usted podría correr mayor riesgo de sufrir la enfermedad.
 

¿Cómo funciona la insulina?
La insulina abre las células del organismo para que el azúcar, llamada glucosa, pueda ingresar en ellas. Una vez dentro de la célula, la glucosa se convierte en energía. Cuando el organismo no produce suficiente insulina, se acumula el azúcar en la sangre y esa enfermedad se conoce como azúcar alta en la sangre. Cuando hay demasiada cantidad de azúcar en la sangre en lugar de células, pueden presentarse dos problemas:
1. Las células no cuentan con energía en forma inmediata.
2. Pasado un tiempo, la glucosa alta en la sangre puede afectar los ojos, riñones, nervios y corazón.

 

Existen dos tipos de diabetes: del tipo 1 y del tipo 2.
Tipo 1. Se la conoce también como diabetes juvenil porque es el tipo que afecta a niños y adultos jóvenes.
En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina y las personas que la padecen deben recibir inyecciones diarias de insulina. Aproximadamente 1,7 millones de personas sufren de diabetes tipo 1 en los Estados Unidos hoy en día.
Tipo 2. La diabetes de este tipo se presenta cuando el organismo no puede usar la insulina de inmediato o no la produce en cantidad suficiente. Generalmente, se controla la diabetes tipo 2 con cambios en el estilo
de vida, dieta sana y ejercicio. Algunas personas podrían requerir medicamentos, insulina o ambos para controlar su diabetes. Aproximadamente 16 millones de estadounidenses padecen diabetes tipo 2.

Nota: La mayoría de centros de transplante realizará un transplante de páncreas en pacientes con diabetes tipo 1, pero no en aquellos con el tipo 2.
 

¿De qué manera ayuda el transplante de páncreas a la diabetes?
o Ya no necesitará más inyecciones de insulina.
o Podrá comer una dieta sana siempre.
o Tendrá poca o ninguna reacción debido a niveles bajos de azúcar o insulina en la sangre.
o Puede ser más activo e independiente.
o El nivel alto de azúcar en la sangre no puede afectar sus riñones, sobretodo si ya recibió un transplante de riñón o va a recibirlo junto con el de páncreas.
 

¿Qué ocurrirá cuando reciba el transplante de páncreas?
El transplante implica varios pasos, pero antes de explicarlos queremos que se informe sobre los tres tipos de transplante de páncreas:
 

1. Transplante de páncreas y riñón al mismo tiempo.
Este transplante es para pacientes con diabetes e insuficiencia renal. Este es el tipo de transplante que se ofrece a un paciente cuando no hay un donante vivo de riñón.
2. Transplante de páncreas después de transplante renal.
Este transplante es para pacientes con diabetes que ya recibieron un transplante renal (de donante vivo o fallecido). Si usted recibe un riñón de un donante vivo, ya no tendrá que pasar tanto tiempo en diálisis. A lo mejor ya ni siquiera necesite la diálisis. En ese caso, el transplante de páncreas puede realizarse en una fecha posterior.
3. Transplante sólo de páncreas.
Este transplante es para pacientes con diabetes que presentan complicaciones importantes como niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre o graves problemas de ojos. Este transplante también es para pacientes sin enfermedades renales.
Los médicos de su centro de transplante decidirán el tipo de transplante que sea mejor para usted.


A continuación constan los cuatro pasos para recibir un transplante de páncreas, los cuales están a cargo de su equipo de transplante y son:
1. Decidir si usted califica para un nuevo páncreas y si se encuentra lo suficientemente sano como para operarlo.
2. Prepararlo para la operación.
3. Realizar el transplante de páncreas.
4. Ayudarlo a mantener su salud y la del páncreas después del transplante.


Primer paso: Decidir si usted califica para un nuevo páncreas y si se encuentra lo suficientemente sano como para operarlo
Antes de recibir un transplante de páncreas, debe saber que este transplante depende de su estado físico y mental. Además, depende de las personas que le brindan apoyo social, y también de su capacidad de obtener los medicamentos necesarios.
Este paso se compone de cuatro partes. Primero, acudirá a un centro de transplante. Usted, su médico, una enfermera o un trabajador social programará esta consulta. El consultorio de su médico enviará sus registros médicos al centro de transplante antes de la cita. Esos registros deberán demostrar que usted toma sus medicamentos en forma adecuada y que lleva una dieta restringida. Su registros también confirmarán que no padece otras enfermedades que le impedirían recibir un transplante.
Se someterá a un examen de su salud física.
Un médico de transplante y una enfermera coordinadora de transplante evaluarán su estado médico. Ellos decidirán si se encuentra lo suficientemente sano como para operarlo. Ellos deberán conocer su historial médico, evaluar cuán bien controla usted su diabetes y saber la edad a la cual le informaron que la padecía. Conversarán con usted sobre la insulina y cualquier problema que enfrente debido a la diabetes.
Entre otros exámenes que se le podrían realizar están:
o Análisis de sangre
o Radiografía de tórax
o Mamografía o examen de próstata
o Examen del colon
o ECG (electrocardiograma) y otras pruebas cardíacas
o Se podría realizar una prueba de esfuerzo o un cateterismo cardíaco para examinar el suministro de sangre de su corazón. Esto se realiza mediante la inserción de un catéter en una arteria de la pierna. Los médicos podrían también examinar la provisión sanguínea hacia las piernas.
o El dentista tendría que revisarle dientes y encías.
o Las mujeres requerirán un examen obstétrico-ginecológico y un examen de Papanicolaou.
o Si fuma, deberá dejar de hacerlo.
o Deberá suspender el consumo de cualquier estupefaciente.

o Es posible que deba perder algo de peso. Esto es importante porque si está pasado de peso, podría pasar de la diabetes tipo 1 antes del transplante a la diabetes tipo 2 después del mismo.
Su coordinador de transplante le informará cuánto peso debe perder.
Se le examinará el estado mental.
Es posible que necesite reunirse con un trabajador social o con un psicólogo para verificar que no tenga ninguna adicción a alcohol o drogas. Además, es importante verificar que no tenga problemas emocionales que pudieran interferir con su salud. Se reunirá con un especialista en seguros. Un especialista en seguros revisará su seguro médico a fin de verificar que su póliza cubra el costo de los medicamentos que necesitará después del transplante.
 

Segundo paso: Prepararlo para la operación. Este paso implica encontrar un páncreas para usted, cosa que podría llevar mucho tiempo.
Su centro de transplante podría darle algunos folletos para que lea sobre la operación. Esta información le ayudará a prepararse para la intervención quirúrgica. Además, le informará sobre su cuidado después de la operación.
Mientras espera el transplante de páncreas, es importante que se mantenga en contacto con su centro de transplante. Si hubiese cualquier cambio en su estado de salud, no olvide comunicárselo al centro. Igualmente, si hubiese algún cambio en su seguro médico o en su dirección domiciliaria, debe comunicárselo al centro.
Es muy importante mantenerse sano mientras espera su nuevo páncreas.
o Si fuma, deje de hacerlo. Si necesita ayuda para dejar el hábito, converse con su médico habitual.
o Si necesita perder peso, converse con su médico habitual para que lo ayude con un plan para perder peso.
o Acuda a todas sus citas médicas.
o Procure controlar el azúcar en la sangre de la mejor manera posible.
 

Tercer paso: Realizar el transplante de páncreas. Durante esta cirugía, se coloca dentro de su cuerpo un páncreas sano (y riñón, si va a recibirlos al mismo tiempo). Los cirujanos conectarán el páncreas a sus vasos sanguíneos. Asimismo, conectarán el páncreas ya sea a su propio intestino delgado o a su vejiga a fin de que puedan drenar los jugos pancreáticos. La operación durará entre 3 y 6 horas, dependiendo de si recibe uno o dos órganos. 
Sus propios riñones y páncreas permanecerán dentro de su cuerpo. Se le colocará un tubo (sonda) dentro de la vejiga. Además, tendrá un suero (acceso intravenoso) colocado en una vena de su brazo y/o cuello. A lo mejor, tendrá también una sonda en la nariz que drene hacia el estómago.  
Permanecerá hospitalizado hasta que sus médicos consideren que puede marcharse a casa. El tiempo de permanencia en el hospital dependerá de su salud y de cuán bien funcione su nuevo órgano u órganos. Además, dependerá también de la velocidad con la que aprenda a cuidar de su nuevo órgano u órganos. El tiempo promedio de permanencia en el hospital es de 7 a 12 días.
 

Medicamentos para el transplante
Después de la operación, usted tomará medicamentos fuertes para evitar que su organismo rechace el nuevo páncreas. Estos medicamentos se llaman fármacos anti-rechazo, y deberá tomarlos durante todo el tiempo que mantenga el órgano transplantado en su organismo. Estos medicamentos también se conocen como inmunosupresores.
 

Podría ser necesario realizarle los siguientes exámenes:
Ultrasonografía para el transplante
Mediante la ultrasonografía, los médicos pueden observar su páncreas, riñón y suministro sanguíneo en una pantalla. Esto les permite ver cualquier problema.
Biopsia para el transplante
Sus médicos tomarán biopsias de su nuevo órgano. Con una aguja extirparán un pedazo diminuto del riñón o páncreas. Luego, observarán ese pedazo bajo el microscopio, porque al examinar las células, sus médicos pueden descubrir problemas, como por ejemplo un rechazo. Este examen también brinda información importante que ayuda al equipo de transplante a decidir el mejor tratamiento para usted.
 

Cuarto paso: Ayudarlo a mantener su salud y la de su páncreas después del transplante. La parte más importante del transplante de páncreas es permanecer sano después de la operación.
 

A continuación, le indicamos lo que deberá hacer después de salir del hospital:
o Acudir al centro de transplante a menudo y a todas las citas médicas. A lo mejor, esto le recuerda sus visitas a la unidad de diálisis, pero sólo tendrá que hacerlo por pocos meses.
o Tomar sus medicamentos en forma adecuada. Esto es muy importante. Además, no tome ningún otro medicamento (bajo receta médica o de venta libre) ni suplementos de ninguna clase antes de consultarlo con su equipo de transplante.
o No olvide comunicar al personal del centro de transplante si tuviera algún problema, ya sea para acudir a sus citas médicas o para tomar los medicamentos.
o Comuníquese con el centro de transplante si presenta
cualquiera de los siguientes síntomas:

• Fiebre o escalofrío
• Dolor de estómago
• Ardor al orinar
• Niveles altos o bajos de azúcar
• Dificultad para respirar
• Tos fuerte
• Problemas para tomar los medicamentos
• Presión sanguínea alta
• Diarrea, náusea, vómito o estreñimiento
• Pérdida o ganancia de peso


Sus citas médicas
Si su organismo empieza a rechazar el nuevo páncreas, es posible que usted no lo sepa. Algunos pacientes podrían presentar señales, pero la mayoría no reconoce ninguna de ellas. Si su organismo rechaza el nuevo páncreas o riñón, sus médicos y enfermeras pueden saberlo. Es por esto que es importante acudir a todas sus citas médicas. Si bien nuestros proveedores de atención médica vigilan estrechamente cualquier señal de rechazo y efectos secundarios de los medicamentos, también necesitan examinarle y hacerle análisis de sangre para estar seguros. Sus médicos estarán en condiciones de determinar si usted presenta rechazo del nuevo órgano al examinarlo. El médico puede detectar rechazo mediante análisis de sangre o una biopsia. Su médico y el personal de transplante permanecerán vigilantes ante todo lo siguiente:
1. Rechazo
El riesgo de rechazo nunca deja de estar presente. Usted deberá tomar medicamentos anti-rechazo siempre. Sus médicos podrían bajar las dosis de esos medicamentos, pero no debe nunca saltar una dosis ni suspender los fármacos.
2. Infecciones
Los medicamentos inmunosupresores pueden aumentar la posibilidad de contraer infecciones. Dichas infecciones pueden tratarse; pero, para ello, usted debe avisarle a su médico si tuviera  fiebre, un dolor raro o siente cualquier cosa que nunca antes sintió. El riesgo de infección disminuirá cuando sus médicos disminuyan las dosis de los medicamentos.
3. Hipertensión
La hipertensión es un problema común después del transplante. Puede ocasionar daños en los riñones y también provocar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.
4. Colesterol alto
Los medicamentos anti-rechazo también pueden subir el colesterol. Otras cosas, como sus antecedentes médicos y la dieta, pueden asimismo aumentar el nivel del colesterol. Existen algunos medicamentos llamados estatinas que controlan el colesterol y ayudan a prevenir el rechazo porque también controlan la inflamación.
5. Cáncer
Los pacientes de transplante corren riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer. Los medicamentos anti-rechazo pueden aumentar su riesgo para cáncer. Es importante usar lociones para protección solar y vestir ropa que proteja su piel del sol.
6. Otros asuntos de salud
No olvide acudir al médico de los ojos para revisiones periódicas. Asimismo, deberá acudir donde otros especialistas en base regular; por ejemplo, a especialistas en pies, cerebro y sistema nervioso, así como de sistema endocrino. Por último, acuda donde su médico de atención primaria periódicamente.
7. Embarazo
Es posible embarazarse después del transplante, pero debe conversar con su equipo de transplante para saber si el embarazo es seguro para usted. Si desea embarazarse, comuníqueselo al equipo de transplante antes de suspender el control de la natalidad que emplee. Esto se debe a que podría ser necesario cambiar los medicamentos anti-rechazo antes de que se embarace. Si descubre que está embarazada, comuníqueselo de inmediato al equipo de transplante. Si el drenaje de su páncreas es hacia la vejiga, y usó una prueba de embarazo de venta en las tiendas, el resultado podría salir negativo cuando en realidad es positivo. Por ello, sería preciso realizarle un análisis de sangre para confirmar.








Detalle exposición To be Continued.












http://www.a-s-t.org/files/pdf/patient_education/spanish/AST-EdBroPANCREAS-SPAN.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada